Jueves 31 de octubre de 2019 | Oporto

La Iglesia de San Francisco, uno de los tesoros de Oporto

¡Únete a nuestro tour para conocerla!

La Iglesia de San Francisco, uno de los tesoros de Oporto

La Iglesia de San Francisco -Igreja de São Francisco en portugués- es uno de los atractivos turísticos imprescindibles de Oporto. Aunque no seas amante de los edificios religiosos, te garantizamos que esta obra maestra de la arquitectura portuense te dejará con la boca abierta.

¿Estás planeando un viaje al norte de Portugal? Si buscas recomendaciones sobre qué ver en Oporto, anota el nombre de esta iglesia para incluirla en tu itinerario por el caso antiguo. Acompáñanos y podrás verlo con nosotros.

 

Iglesia de San Francisco: viaje al pasado

La iglesia del convento de San Francisco está ubicada en pleno centro de la ciudad en el corazón del centro histórico portuense. Junto con la Iglesia de los Clérigos y la Catedral, es uno de los monumentos religiosos y sin duda una de las iglesias de Oporto más importantes de la ciudad, declarado monumento nacional en 1910 y Patrimonio Nacional de la Unesco desde 1996.

La visita a la iglesia de San Francisco de Oporto (Rúa do Infante Dom Henrique)   es una cita que no podemos perder. Si, por ejemplo, has pensado en dedicarle el día a visita la Ribeira, a poco más de 300 metros de las orillas del Duero se alza un imponente conjunto artístico marcado por una evolución y enriquecimiento artístico que la ha convertido en uno de los más ricos de Portugal.

Ante nosotros, en el exterior, se alza una sobria estructura inicial de gótico franciscano del siglo XIV en el que el tiempo no se ha parado. Ya en el siglo XIX, al final del asedio de Oporto, un incendio destruyó el antiguo claustro, una parte de la iglesia y el portal. Hoy en día, el único elemento de la fachada primitiva que aún existe es el rosetón de doce secciones y la estatua de San Francisco que preside la fachada principal.

Pero entremos, sin duda, lo mejor está por venir. Cuando el visitante abre las puertas lo más sorprendente es la extraordinaria decoración del interior de estilo barroco. A primera vista vemos tres naves cubiertas por ricas bóvedas de crucería, decoradas por tallas de madera que fueron recubiertas de hojas de oro en el siglo XVIII.  Y la visita no ha hecho más que empezar.

Sobre todo lo demás, destaca la riqueza barroca del retablo y las tallas, trabajadas en madera brasileña y oro desde el siglo XVII hasta mediados del siglo XVIII. La profusa decoración, con más de 400 kilos de pan de oro, nos enlaza además con la historia y la época de la conquista y colonización de Portugal. El aire ostentoso que esa ornamentación imprime a la iglesia llevó a que llegase a permanecer cerrada al público para no incomodar a la población afectada por las penurias económicas.

A medida que avanzamos por el interior podremos ver la variedad estilística y decorativa que han convertido este conjunto monumental en uno de los más ricos de Portugal. Alrededor de la nave central se suceden una serie de capillas manuelinas construidas en el siglo XVI con donaciones de familias nobles.

En la nave lateral haremos un alto en una de las obras más importantes de la iglesia, el Árbol de Jesé, una escultura de madera de extraordinaria belleza que representa el árbol genealógico desde el rey David a Jesucristo.

 

San Francisco, más que una iglesia: catacumbas y museo

Otro de los atractivos fundamentales del conjunto de San Francisco son sus catacumbas. Construidas en la segunda mitad del siglo XVIII y que albergan los restos de hermanos de la Orden Franciscana, así como algunas de las familias nobles de la ciudad.

Como curiosidad, hay un osario con miles de huesos que se pueden observar a través de un cristal en el suelo. Hay que pensar que hasta 1845 no existían los cementerios públicos y los enterramientos se realizaban en las iglesias. 

En la misma visita, podemos asistir al Museo de San Francisco construido en la misma época por el arquitecto Nasoni, que también realizó la Torre de los Clérigos. Podemos ver aquí la sala de sesiones, la sala del tesoro y una exposición de arte sacro.

Podéis aprovechar la visita a San Francisco para conocer el Palacio de la Bolsa, situado a escasa distancia y que de hecho llegó a formar parte del mismo convento franciscano. Por supuesto, ¡que mejor broche para tu visita que hacer un alto en la Ribeira!  

Si estás haciendo tu agenda para saber qué ver en Oporto, no dejes de visitar la Iglesia de San Francisco. Con el Tour Medieval y Ribeira podrás disfrutar de esta joya portuense en compañía de nuestros guías en Oporto. Ellos te contarán con todo lujo de detalles la historia de esta igreja y de los otros tesoros que antaño custodiaban las dos murallas de la ciudad medieval de Oporto. ¡Os esperamos!

 

Cómo llegar

  • Autobús, líneas 1, 57, 91, 23 y 49.
  • Tranvía. línea 1, estación Infante.

 

Horarios

  • Noviembre a febrero, 9h-17:30h.
  • Marzo a octubre, 9h-19h.
  • Julio a septiembre, 9h-20h.

 

Tarifas

  • 4,5 euros
  • Tarjeta Porto Card y estudiantes: 25% de descuento adultos,

 

museu@ordemsaofrancisco.pt

Etiquetas: Iglesias , Oporto

Compartir:

Esta web emplea cookies. Si continúas navegando entendemos que aceptas nuestra Política de cookies.