Lunes 22 de marzo de 2021 | Praga

Semana Santa en República Checa. Una pascua diferente.

En la pascua checa se mezclan tradiciones cristianas, judías y paganas.

Semana Santa en República Checa. Una pascua diferente.

La Pascua checa es una fiesta tradicional para dar la bienvenida a la primavera, es una celebración del cambio de estación y simboliza el triunfo de la vuelta a la vida. En la pascua checa podemos encontrar tradiciones populares de siglos de antigüedad mezcladas con algunas más modernas.

Buen ejemplo de que se han ido entrelazando e integrando las costumbres cristianas con las paganas son los mercados florales, el pomlázka o los huevos de pascua (kraslice).

 

Tradiciones paganas en la Pascua Checa

El día más importante para los checos es el Lunes de Pascua, cuando se celebra el pomlázka. Una de las tradiciones paganas que aún se conservan únicamente en Chequia y que más llaman la atención a los turistas.

La pomlázka es una vara fabricada con ramas finas de sauce entrelazas entre ellas. El lunes de pascua los hombres y niños persiguen a las mujeres con estas varas y las azotan en el culo mientras recitan canciones populares. A cambio las mujeres regalan dulces, normalmente a los niños, o huevos de pascua o un chupito de alguna bebida alcohólica a los mayores.

Se creía que las varas de sauce tienen cierto poder mágico, se supone que al tocar a la mujer le aportará salud, belleza, fertilidad y ayudaría a no envejecer durante el siguiente año, de ahí que las mujeres recompensen a los hombres que la azotaran. También era normal que las mujeres pusieran un lazo de color en la vara, para saber cuántas había visitado. 

 

kraslice, los huevos decorados 

Los huevos decorados no es una tradición únicamente de Chequia, si no que se pueden encontrar en buena parte de Europa. Los huevos pintados son importantes en la pascua, se relacionan con objetos mágicos como símbolo de vida y fertilidad.

Tradicionalmente estos huevos se decoraban a mano con tintes naturales como el azafrán y cáscaras de nueces. El huevo pintado más bonito se regala a la persona más importante, el padre, marido o novio.

 

Velikonocního beránka, Cordero de bizcocho

La Semana Santa también es un buen momento para probar algunas especialidades locales, como puede ser el bizcocho de cordero con glaseado de azúcar o chocolate, bollos dulces de masa de levadura, galletas de jengibre de Pascua, aderezo de Pascua con ortigas tiernas, sopa de verduras de primavera, panecillos dulces ("jidáše" o panecillos de Judas) glaseados con miel, o crujientes fritos “gracias de Dios” cubiertos de azúcar en polvo.

La comida más tipica de las tierras checas que se asocia con la pascua es el cordero de bizcocho, todas las casas deben hacer el suyo. La verdad que no se sabe de dónde viene esta tardición, por ejemplo en la tradición judía, el sacrificio del cordero estaba asociado con la liberación de la nación de Israel de la esclavitud egipcia. No sabemos cuándo empezó la tradición de realizar un bizcocho en vez de comer un cordero al horno, pero se entiende que el cambio podió deberse a motivos económicos.

 

Fechas destacadas en la Semana Santa

Los preparativos comienzan con la cuaresma de 6 semanas de duración. El quinto domingo es el llamado Domingo de la Muerte. Como manda la tradición se hacen muñecos de paja a los que se viste y clava en estacas de madera en forma de cruz. El “espantapájaros” es paseado por todas las calles acompañado por los ciudadanos. Lo llevan fuera del pueblo o ciudad para quemarlo o arrojarlo al río. Simboliza la muerte del invierno.

El sexto domingo es el Domingo de Ramos, entrada de Jesucristo en Jerusalén. Aquí las ramas de olivo y palmas son sustituidas por ramas de abedul. Una vez bendecidas traían suerte en los hogares e incluso eran llevadas a los campos para que hubiera una buena cosecha.

Con la llegada del Miércoles Santo, las mujeres se vestían de colores oscuros y los hombres se abstenían de fumar y beber alcohol.

El Jueves Santo, conocido como el Jueves Verde (Zelený ?tvrtek) es costumbre comer platos con las primeras verduras frescas, como espinacas u ortigas. Se acompaña con la bebida tradicional de estos días,  la cerveza verde. Una cerveza muy especial que toma el color verde de las ortigas con las que se adereza. La ortiga es la primera planta que aparece tras el invierno y se le atribuían  en el pasado propiedades curativas.

El Viernes Santo no se puede trabajar en el campo ya que las antiguas creencias paganas creían que si ese día se molestaba a la tierra habría una mala cosecha. 

La alegría comienza a llegar con el Sábado Santo, en la iglesia se bendecía el fuego y los tizones de la hoguera eran llevados a casa para protegerla de los incendios.

El domingo de Resurrección se come un pan dulce en forma de cordero, es el dulce más tradicional de la pascua checa. 

 

Conclusión

Un buen lugar para disfrutar de todas estas costumbres y tradiciones en la capital checa es en el Mercado de Pascua en la Plaza de la Ciudad vieja que no falta cada año. En él se pueden degustar la gastronomía de este periodo y se pueden adquirir las artesanías tradicionales. En el centro de la plaza se coloca el abedul decorado con lazos de colores, es el árbol de pascua. Toda la ciudad se viste de brillantes colores para darle la bienvenida a la tan esperada primavera.

Etiquetas: Praga

Compartir: