Jueves 26 de marzo de 2020 | Praga

El Niño Jesús de Praga

El Niño Jesús de Praga

En la historia de la venerada imagen del Niño Jesús de Praga se entrelazan la tradición y el misticismo. Por ello, tiene un valor cultural que bien merece una visita en tu viaje a Praga. ¿Quieres saber más? Sigue leyendo, ¡te lo contamos!

 

Los milagros del Niño Jesús de Praga

Es posible que la iglesia de Nuestra Señora de la Victoria no sea la más espectacular de Praga. Sin embargo, su fama prácticamente eclipsa a las demás, pues en su interior alberga la sagrada talla de madera del famoso Niño Jesús de Praga.

No se sabe mucho acerca del origen, más allá de que hemos de buscarlo en algún taller de España a mediados del siglo XVI. De allí viajó a Praga de la mano de doña María Manrique, una noble española que iba a desposarse con un caballero bohemio. Años más tarde, fue una hija de tal matrimonio quien donó la talla del Niño Jesús al convento de los Carmelitas Descalzos, anexo a esta iglesia.

 

Cuenta la tradición que esta figura es milagrosa, atribuyéndosele desde muy temprano  multitud de hechos extraordinarios. Uno de los más espectaculares ocurrió justo el último año de la Guerra de los Treinta Años, en 1648. Ese año llegaron hasta aquí los suecos. Tras un breve pero brutal asedio tomaron el castillo y toda Malá Strana.

 

Ebrios de poder, los soldados se abandonaron al pillaje y la destrucción. Sus órdenes eran conquistar toda la ciudad, pero una desesperada defensa en el Puente de Carlos logró detener y rechazar a los invasores. La ciudad estaba a salvo y rápidamente se extendió el rumor de que este increíble milagro fue posible por la divina intercesión del Niño Jesús de Praga.

 

La imagen del Niño Jesús de Praga, historia y tradiciones

Su fama no hizo sino aumentar con el tiempo, traspasando las fronteras bohemias para llegar a cualquier rincón de la cristiandad. A día de hoy, a ambos lados del retablo que alberga la imagen, pueden verse decenas de pequeñas placas de mármol blanco en multitud de lenguas. Se trata de ofrendas por parte de fieles agradeciendo la ayuda del Niño Jesús.

 

Una curiosa tradición es la de cambiar el vestido del Niño con regularidad. Su vestuario está compuesto por más de setenta vestidos y todos son auténticas obras de arte en miniatura. Dependiendo del tiempo religioso en que nos encontremos –Semana Santa, Navidad, tiempo ordinario, etcétera–, el color varía entre el blanco, verde, rojo y púrpura.

 

¡Deja que te cuenten la historia de la ciudad!

Si estás planeando tu próximo viaje a la capital checa, déjate guiar por profesionales y conoce la ciudad de cerca con nuestro free tour por Praga. ¡Te esperamos en esta ciudad imperial!

Etiquetas: esculturas , Praga

Compartir:

Esta web emplea cookies. Si continúas navegando entendemos que aceptas nuestra Política de cookies.