Viernes 20 de marzo de 2020 | Praga

El Muro de Lennon en Praga

El Muro de Lennon en Praga

Son muchos los visitantes que, al contemplar el muro de Lennon durante nuestro free tour del castillo de Praga nos preguntan si existía alguna relación entre esta ciudad y el músico. Lo cierto es que no, al menos no directamente.

No obstante, eso no impide que este mágico lugar se haya consagrado como un lugar de peregrinaje para todos los fans de John Lennon y de los Beatles. ¿Cómo llegó un discreto muro del barrio más hermoso de Praga a convertirse en un icono de fama mundial? ¡Te lo contamos en seguida!

 

El Muro de Lennon, un monumento a la libertad

La historia comienza en 1980, cuando Lennon es asesinado en la entraba de su céntrico  apartamento de Nueva York. La trágica noticia corrió como la pólvora y en pocas horas miles de fans se echaron a las calles para despedir a su ídolo a lo largo de todo el mundo. Sin embargo, en Praga estos homenajes espontáneos estaban prohibidos, al igual que la música de los Beatles o del propio Lennon. La razón era de índole política.

En aquellos años, en plena Guerra Fría, Checoslovaquia vivía bajo la égida de la Unión Soviética, que gobernaba con puño de hierro una dictadura y no veía con buenos ojos este tipo de música. Además de su procedencia occidental, las autoridades consideraban problemático el mensaje de las canciones.

 

Muchas de sus letras hablaban de paz, de libertad, algo que asustaba a muchos de estos dirigentes que no querían ver a su juventud “corrompida” ante proclamas que consideraban abiertamente subversivas.

 

Fue así como muchos jóvenes vieron precisamente en la música un vehículo de protesta y rebeldía, y la muerte de John Lennon actuó como catalizador de ese descontento. El mismo día de su asesinato, de madrugada, alguien dibujó el rostro del artista en un muro de una calle del barrio de Malá Strana.

 

Una pequeña apertura a la libertad de expresión

En torno a su imagen empezaron a proliferar letras de sus canciones, consignas políticas y lemas reivindicativos. Las autoridades reaccionaron pintando de blanco el muro una y otra vez, pero rápidamente volvían las pintadas de tintes pacifistas y demandas de libertad.

De nada sirvió la instalación de cámaras de seguridad, aquella guerra estaba perdida. Al final, y para evitar que el descontento fuera a más, el gobierno decidió permitir que este pequeño espacio se convirtiera en un símbolo de la libertad de expresión.

A día de hoy, el espíritu que vio nacer a esta iniciativa sigue tan vivo como entonces. Cientos de personas acuden cada día al muro de Lennon dispuestos a dejar su mensaje particular o, sencillamente, admirar uno de los iconos más conocidos de la Praga de nuestros días.

 

¡Descubre el muro de Lennon y otros lugares imprescindibles de Praga!

¿Quieres conocer este monumento de la mano de guías profesionales? Reserva plaza en nuestro tour del nazismo y el comunismo y acércate a la historia contemporánea de la ciudad de manera amena. ¡No te arrepentirás!

Etiquetas: Lugares , Praga , turismo

Compartir:

Esta web emplea cookies. Si continúas navegando entendemos que aceptas nuestra Política de cookies.