Miércoles 26 de febrero de 2020 | Praga

El Caballo, de David Cerny

El Caballo, de David Cerny

¿Has oído hablar del “caballo al revés” de Praga? ¿Te dice algo el nombre de David Cerny? Si la respuesta es no, no te preocupes. Con nuestro free tour por Praga, en 1·2 Tours te contaremos la historia de este y muchos otros monumentos de la capital de la República Checa.

Pero, para ir abriendo boca, hoy queremos hablarte de este caballo tan peculiar. ¡Acompáñanos!

 

Praga, un paraíso patrimonial

 

Praga es una ciudad repleta de monumentos. Sin embargo, parte de su magia reside en que muchos de sus encantos no son evidentes a primera vista, sino que aguardan pacientes a que el viajero los descubra. De alguna forma, Praga nos invita a interactuar con ella, a recorrer sus calles y así, desvelar sus misterios.

Un ejemplo perfecto serían sus hermosas galerías comerciales. Situadas en la planta baja de muchos edificios, estos pasajes no solo conectan distintas calles de la Ciudad Nueva y la Ciudad Vieja, sino que a menudo constituyen una excelente muestra de las tendencias artísticas de finales del siglo XIX y comienzos del XX.

De entre todas ellas existe una que brilla con luz propia: la Galería Lucerna. Situada entre las calles Vodicková y Štepánská, junto a la plaza de Wenceslao, es conocida por su elegante decoración modernista y, sobre todo, por albergar la famosa estatua del “caballo al revés”. Curiosa denominación, ¿no crees?

 

Un caballo con historia


En realidad, la obra se titula Kun, la palabra checa para caballo. Un nombre sencillo que nos invita a querer saber más de tan curiosa escultura. Nada más entrar en la galería, la vista del visitante se alza para contemplar un caballo colgando del revés, atado a unas cuerdas ancladas al techo. El animal está muerto, con la lengua hacia fuera y san Wenceslao –el santo patrón checo– cabalga orgulloso sobre su panza.

Como la mayoría de obras del irreverente artista David Cerny, este extraño monumento no deja margen para la indiferencia. Y es que su análisis arroja varias posibles interpretaciones: la más conocida afirma que se trata de una parodia de la estatua de San Wenceslao que preside la plaza que lleva su nombre. Con esto, Cerny quizá querría sugerir la idea de que la mayoría de monumentos han quedado obsoletos, caducos, simples testigos de un tiempo pasado que apenas nadie recuerda.

Otra interpretación no menos interesante es la que explica que se trata de una alusión velada al expresidente Vaclav Klaus –Vaclav es Wenceslao en checo–, al cual llegó a calificar como “cretino integral”.

Más allá del verdadero mensaje que esconde este curioso “caballo al revés”, no hay duda de que su búsqueda puede ser la excusa perfecta para perderse por esos rincones encantadores con los que nos obsequia Praga. ¿Te lo vas a perder?

 

¡Déjate seducir por la ciudad con nuestros tours de Praga! Reserva tu plaza y te ayudaremos a descubrir los encantos que esconde esta magnífica ciudad de pasado imperial. ¡Te esperamos!

Etiquetas: David Cerny , esculturas

Compartir:

Esta web emplea cookies. Si continúas navegando entendemos que aceptas nuestra Política de cookies.