Jueves 23 de abril de 2020 | Oporto

Palacio de los Duques de Bragança

Palacio de los Duques de Bragança

Una de las cosas imprescindibles que hacer en el norte de Portugal, y especialmente si uno tiene base en Oporto, es realizar una excursión a Guimaraes para visitar el Palacio de los Duques de Bragança. Este edificio está enclavado en pleno casco histórico de la villa medieval de Guimaraes, a unos 50 km al norte de Oporto, y es la escapada perfecta desde la ciudad.

 

El palacio por fuera

El palacio es un edificio enorme, como suele ser en estos casos, construido en el siglo XV por orden de Alfonso I. Su estructura cuadrangular y robustos muros de piedra, le hace distanciarse bastante del clásico palacio centroeuropeo del siglo XVIII o XIX donde abundan los colores, las formas y los torreones en forma de punta.

 

Este caso es diferente, su estilo se enmarca en el gótico borgoñés, muy popular en aquella época y que va en consonancia con la primera familia real portuguesa, la Casa de Borgoña, procedente de Francia.

 

Desde casi cualquier punto de la ciudad se pueden ver sus torres almenadas y sus chimeneas circulares, que le dan un toque muy característico. Su influencia normanda le otorga un aspecto robusto, y casi podríamos confundirlo con un castillo sino fuera porque el propio Castillo de Guimaraes está justo al lado y es aún si cabe más imponente por lo que a tamaño respecta.

¿Pero qué hay en el interior?

La verdad es que dentro es donde se esconde el mayor tesoro, ya que a primera vista parece un lugar un poco austero, el interior da buena cuenta del poderío que representó el Palacio de los Duques de Bragança en su momento. Al entrar nos encontramos un patio interior en estilo gótico y el acceso a unas escaleras (también existe ascensor y rampas de acceso) que nos conducen al piso superior, donde están las estancias ducales.

 

El recorrido por este museo/palacio va desde los aposentos personales de los Duques de Bragança a las salas de recepción oficial (con su correspondiente trono), la sala del banquete o pequeñas estancias de exposición de armas del siglo XVI.

 

Casi todas las habitaciones están decoradas con cerámica china y tapices flamencos que rememoran las conquistas africanas de Portugal y en particular de la Casa Bragança. De hecho, uno de ellos, ya en el siglo XX, fue encargado a Franco por parte de Salazar, el dictador portugués, sin embargo el tapiz original nunca llegó y solo se envió una copia a Guimaraes, el original se guardó en El Escorial hasta nuestros días.

Una de las cosas que sin duda llama más la atención en el interior es el techo del palacio. Cuando uno alza la mirada puede ver que las enormes lámparas de araña cuelgan de un techo extraño, como abonbado hacia arriba, y la razón es que representa el casco de una carabela (el clásico barco portugués) del revés. Esto es de nuevo un símbolo de la procedencia de las riquezas de los Bragança, la expansión de ultramar, especialmente en el norte de África.

 

¿Sabías que..?

Muchas veces pasa desapercibido, pero el Palacio de los Duques de Bragança disponía ya en su momento de un particular sistema de calefacción. El ojo experto de nuestros guías te mostrará y explicará como funcionaba, así que no te pierdas nuestra excursión a Guimaraes con visita al Palacio de los Duques de Bragança incluida.

 

Los museos no siempre son aburridos

Muchas veces nos resistimos a entrar en museos arrastrados por la idea de que son lugares aburridos, sin embargo todo depende del enfoque que uno le de y de la persona que acompañe en esa visita. Uno puede simplemente pasear por el suelo de madera y mirar hacia los lados o puede realmente meterse en la historia de lo que está visitando.

El Palacio de los Duques de Bragança y Guimaraes en general, fue, al fin y al cabo, el escenario del Juego de Tronos de Portugal: un palacio contruído por un hijo ilegítimo para su amante, donde un rey se enfrentó a su madre en la guerra apoyado por su tía, la cual era bastarda y guardaba aprecio por el exmarido de su hermana, y que terminó en la independencia de Portugal de Castilla...y lo que no sabemos.

 

Datos de interés

  • Horario de visita: 10:00 a 18:00
  • Precio de entrada: 5 euros

 

 

¡Déjate llevar por el entusiasmo de una buena explicación!

El palacio es, en definitiva, un lugar imprescindible por patrimonio y por historia, y que además tiene la gran ventaja de no ser un lugar masificado de visitas guiadas, sino un lugar tranquilo donde pasar un día entre sus monumentos y las terrazas adyacentes.

¡No te pierdas esta joya y únete a nuestro tour de Guimaraes. ¿Te animas a una escapada?

 

Etiquetas: arquitectura , Lugares , turismo

Compartir:

Esta web emplea cookies. Si continúas navegando entendemos que aceptas nuestra Política de cookies.