Miércoles 20 de marzo de 2019 | Oporto

Las murallas de Oporto

Desde los romanos al siglo XIV, las murallas de Oporto han servido tanto para delimitar la ciudad y defenderla como para diferenciar sus clases sociales

Las murallas de Oporto

Cuando uno viene a visitar Oporto, una ciudad con una maravillosa zona vieja declarada Patrimonio mundial de la UNESCO, una de las fotos imprescindibles es con la muralla que rodea la vieja ciudad de Portus Cale.

Las murallas de Oporto son un monumento que se encuentra entre las mejores cosas que visitar en Oporto o incluso en Portugal. La ciudad contaba con dos perímetros, el primero de ellos se descubrió hace relativamente poco que pertenecía a la época romana y rodeaba una pequeña parte de ciudad de unas 4 hectáreas, la antigua Porto romana, poco más que un puerto y un fuerte. Como enseñamos y explicamos en nuestro tour medieval, estas murallas fueron el inicio de todo, y más tarde serían un bastión coronado por una catedral fortificada, la Sé de Oporto.

Sin embargo el avance de los siglos y la prosperidad de la ciudad hace que los muros se queden pequeños, por lo tanto se decide hacer una ampliación en el siglo XIV, obra de Fernando el Inconsciente, que llevará a cabo los planes de ampliación de su padre. ¿Por qué la historia le puso ese apodo? Mejor escuchar la respuesta que oírla, por eso os invitamos a uniros al tour medieval. Pero la cuestión es que las murallas nuevas fueron levantadas y se mantuvieron en pie hasta la Guerra de Independencia contra Napoleón, cuando, entre que se empezaban a tirar para dejar sitio a la expansión urbana, y la guerra, la ciudad las perdió. ¿Pero todas? No¡ Lo bonito de Oporto es que gran parte de sus murallas han permanecido intactas, algunas partes pegadas a edificios, otras se hacen visibles en estrechos callejones, pero hay dos inmensos tramos que todavía se pueden admirar. El primero de ellos se encuentra en la ribera del río Duero, el conocido barrio de Ribeira. Se puede pasear por encima de ella o tomarse un vino de Oporto en las terrazas que la rodean. Y la otra está al lado del Puente de Luís I, alta y majestuosa rodea todo el peñasco de piedra desnuda entre la catedral y el río, un imprescindible.

No lo dudes más y búscanos con nuestro paraguas verde, no te arrepentirás de todo lo que tenemos que contar y enseñar en nuestro free tour!

Compartir:

Esta web emplea cookies. Si continúas navegando entendemos que aceptas nuestra Política de cookies.