Miércoles 5 de septiembre de 2018 | Oporto

El Puente de Luis I

Conoce esta obra maestra sobre el río Duero

El Puente de Luis I

Si hay algo que caracteriza Porto es, sin duda, la imagen del famoso puente de Luis I que lo une con Vila Nova de Gaia.

Este gigante de hierro sobre el río Duero es obra de Théophile Seyrig, ingeniero alemán, aunque puede recordar a las obras de Gustave Eiffel, y hay muchos que le regalan su autoría, teniendo en cuenta que la calle que camina por la Ribeira portuense lleva su nombre.

El puente se construyó porque el tránsito entre Porto y Gaia cada vez estaba más masificado debido al aumento comercial que había vivido Porto. El viejo Ponte Pênsil ya no era eficaz y el 11 de febrero de 1879 el Gobierno decidió abrir un concurso para escoger un buen sustituto para el puente que ya no soportaba tanto ir y venir de ciudadanos. Varias constructoras se presentaron, entre ellas Eiffel et Cie., la del famosísimo arquitecto que haría, en 1889, la torre para la Exposición Universal de París que ya ha quedado como el símbolo de la capital francesa. Pero a pesar de toda la fama que ya había cosechado Eiffel, la vencedora fue la propuesta de la empresa belga Société de Willebroeck, con el proyecto de Théophile Seyrig, conocido por Eiffel al haber sido su jefe de equipo en el proyecto de otro de los puentes de la ciudad: el puente de María Pía.

En 1881 comenzó la construcción del puente de Luis I que se prolongó hasta el 31 de octubre de 1886, fecha de su inauguración.

Desde 1886 hasta hoy, este puente ha sido testigo del cambio y la evolución que ha experimentado la ciudad, como la aparición de la Línea D de metro que pasa sobre sus robustos arcos de hierro. Ha disfrutado de las fiestas de San Juan, siendo el encargado de sostener los fuegos artificiales en honor al Santo. Ha presenciado la llegada de los barcos rabelos, cargados de barriles de vino de Oporto para su envejecimiento en las bodegas. Ha sido el trampolín para los muchachos de la zona que quieren darse un chapuzón en el río cuando aprieta el calor. Y ha posado para todos esos turistas que vienen a Porto deseosos de encontrarse con él.

Testigo mudo de la vida cotidiana y de todos los hitos de la historia de la ciudad, el puente de Luis I espera majestuoso sobre el ancho Duero para enmarcar la mejor postal que puedes llevarte de esta ciudad.

 

Compartir:

Esta web emplea cookies. Si continúas navegando entendemos que aceptas nuestra Política de cookies.