Viernes 15 de mayo de 2020 | Lisboa

El Padrao de los Descubrimientos

El monumento a los descubridores portugueses del barrio de Belém

El Padrao de los Descubrimientos

Fernando Magallanes, Vasco da Gama, Alvares Cabral…Cuando pensamos en los descubrimientos, en los viajes a través de los 7 mares, recordamos los nombres de grandes navegantes portugueses. Al igual que Cristóbal Colón, fueron pioneros en un tiempo en el que el honor y la búsqueda de fortuna marcaron el trascurso de la historia y el nacimiento de un nuevo mundo. Estos nombres contribuyeron a la exaltación del imperio portugués, que tiene su mejor ejemplo en uno de los monumentos más impresionantes del barrio de Belém, el Padrão de los Descubrimientos. Con permiso de los edificios clasificados como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco que también verás en este barrio, hoy vamos a conocer una obra clave para entender la historia de Portugal ¿Te vienes?

Un emblema nacional: el barrio de Belém

Belém es el lugar clave para ver los monumentos más imponentes de la ciudad y disfrutar del típico pastel de Belém, cuya receta secreta lleva haciendo las delicias de lisboetas y visitantes de todo el mundo desde hace dos siglos. Pero Belém no es solo pasteles, el antiguo puerto de este barrio es el que marcó realmente su esencia. Conozcámoslo!

Desde el antiguo puerto de Belém salieron los mayores descubridores de la historia portuguesa y el lugar se convirtió en un estandarte de las riquezas que trajeron tras años de viajes a través de lo desconocido. Todo este desarrollo se deja sentir en cada rincón de Belém, cuyo esplendor podemos ver especialmente en el Monasterio de los Jerónimos, obra financiada con los tesoros de la India, donde llegaron los portugueses en 1498 abriendo nuevas rutas comerciales. Pero entre todas estas riquezas y obras hay espacio para una muy especial, la que honra a los hombres que salieron a la mar durante aquellos años: el monumento a los Descubridores, o como se le llama en Portugal el Padrão de los Descubridores.

Poco a poco este espacio se fue transformando con la llegada del siglo XX, el puerto pierde importancia y casi desaparece, y se convierte en el eje central de la propaganda de la dictadura de Salazar, impuesta desde los años 30. El barrio guardaba y guarda grandes emblemas del sentimiento portugués, del orgullo patrio por decirlo así, como la famosísima Torre de Belém, el Monasterio de los Jerónimos o el monumento a los Descubridores que acabamos de mencionar. Así las cosas, la dictadura aprovechó este lugar para copiar la estrategia de las grandes construcciones nacionalistas de la Alemania nazi, y mostrarán todo el poder del régimen en un lugar concebido para el fervor patriótico.

¿Qué es el Padrão y por qué se construyó?

El Monumento a los Descubridores es el resultado del reconocimiento de todo un país a los aventureros que partieron del barrio de Belém a lo largo del siglo XV y XVI. Se trata de una gran estatua que representa a personalidades ilustres de aquella época y refleja a las personas que iban en los barcos hacia las colonias. Sin embargo el que visitamos en nuestro tour de Belém no es el original, sino una obra mucho más reciente, una obra de la dictadura. El Estado Novo, la dictadura portuguesa, planeó una Exposición del Mundo Portugués en 1940 en los alrededores del Monasterio de los Jerónimos para hacer publicidad en el propio país y en el extranjero de las virtudes de la patria. Fruto de esa iniciativa se construyen espacios como la plaza del Imperio (que también se conserva) y el monumento a los Descubridores, el resto de las estructuras fueron desmontadas. Estos hicieron que coincidiese además con dos aniversarios muy importantes para Portugal: los 800 años de la fundación del Reino de Portugal en 1140 y los 300 años de la Guerra de Restauración, que acabó con sesenta años de gobierno de reyes castellanos en 1640. Por lo tanto, el monumento actual es una reminiscencia de aquella Expo de Portugal.

¿Sabías que...?

Antiguamente los padrãos eran monolitos de piedra con una cruz y emblemas de Portugal en su parte superior que se regaban por todas las colonias portuguesas para indicar el dominio de este país en dichos territorios

La obra definitiva

Tras 20 años, en 1960, en honor al quinto centenario del nacimiento de Henrique el Navegante, el padre de la Era de los Descubridores y principal figura para entender el proceso de conquistas, el monumento se va a transformar. El armazón original se desmantale y el espacio fue reconfigurado con hormigón y piedra dando forma al conjunto escultórico que vemos hoy en día.

El conjunto está compuesto por 33 figuras con un tamaño aproximado de 7 metros, excepto la escultura de Henrique el Navegante, que tiene 12 metros. Él sostiene en sus manos una carabela, el barco con el que portugueses y españoles conquistaron medio mundo en la Edad Moderna, y mira hacia el mar en primera posición seguido de otras figuras que representan a soldados, cartógrafos, benefactores, marineros y clérigos.

Las dimensiones totales del monumento son de 56 metros de alto, 20 m de largo y 46 m de ancho siendo todo el conjunto una carabela idealizada rematada por los escudos de Portugal y con una espada que es a su vez la cruz de la dinastía Avis, quienes reinaron durante casi dos siglos antes de la llegada de los españoles como puedes aprender en nuestro Free Tour.

¿A qué no sabías?

La excepción a las 32 esculturas masculinas es la figura coronada de la reina inglesa Filipa de Lancaster. Con su matrimonio con el primer rey Avis, Joao I, se convierte en la madre de Henrique y “conquistadora” de la ciudad de Ceuta como podrás ver en nuestro Tour de Belém.

El mirador

Como no podía ser de otra forma, los lisboetas vienen aquí a pasear en los días de calor, pero se dieron cuenta de que al barrio le faltaba la guinda del pastel, ¿qué hicieron? En 1985 se hizo una obra para incluir un auditorio y un ascensor en el interior del monumento para gozar de unas vistas impresionantes sobre el río Tajo. Puedes subir hasta el mirador por 6 euros todos los días entre las 10 y las 19. Los menores de 12 años tienen entrada gratuita.

Para conocer el Padrão de los Descubrimientos, comerte un pastel de Belém sin hacer eternas filas, ver los hitos más importantes de la era de los descubridores y sentirte como un verdadero navegante, te invitamos a participar del Tour de Belém y el Río Tajo, cada mañana a las 10 con salida de la Plaza del Comercio, busca nuestros paraguas verdes y vivirás la mejor experiencia en Lisboa.

Etiquetas: belem , lisboa , Lugares

Compartir:

Esta web emplea cookies. Si continúas navegando entendemos que aceptas nuestra Política de cookies.